22 abr, 2017

CONRADO

Conrado Pineda

Conrado Pineda Flores era chileno, pintor trotamundos, padre de una gran familia y mi amigo.

Echo de menos a Conrado. Con él se marchó un amigo irremplazable. Todos podemos ser sustituidos. Conrado no. Como olvidar nuestros paseos por entrañables barrios del querido

Madrid que nos acogió hospitalariamente, igual que a tantos… Hablábamos en general de arte, política, filosofía, sociología y, en particular, de las ciudades dormitorio – ver el Callejón de Henares – o de  la polución – esa fatídica nube gris que cubre de un manto tóxico la ciudad -. En efecto, Conrado era muy sensible al devenir de los ciudadanos menos privilegiados y al triste entorno en que se desenvolvían sus vidas. Se lo peleaban las mejores Empresas de Publicidad de la capital, que demandaban, todas, sus imaginativos ‘layouts’. Pero él era pintor. Se mudó al Campo de Guadalajara para pintar. Conrado fue un post impresionista sublime. Mi reloj se paraba para oírle explayarse sobre los cielos de los impresionistas, sus amarillos, azules y rojos, sus naturalezas de hondos paisajes impolutos, esas calles vacías de grandes ciudades y pueblos de cal. De fondo, los Tangos de Gardel. Y pasaban las horas pero yo no me enteraba y ahora que Conrado ha partido, su presencia inmanente es tan grande como el tremendo vacío que dejó en mi vida.

Trackback URL: http://madridmuseumtours.com/es/conrado/trackback/